viernes, 5 de noviembre de 2010

¿Cómo viaja el Papa? ¿Acaso vuela en low cost?

A tan sólo un día de la visita que el Papa realizará a Santiago de Compostela y Barcelona no podemos dejar de preguntarnos cómo será su desplazamiento: ¿tendrá su propia aerolínea? ¿Vendrá por tierra? ¿Cuántas personas le acompañan?


Pues su propia aerolínea no, pero sí parece que se flota un avión comercial de Alitalia para el viaje de ida suyo y de su séquito, el así llamado “Shepherd One” (“Pastor 1, un Airbus A 320”), que se acomoda a las necesidades del ilustre viajero. El viaje de vuelta suele realizarlo con alguna compañía del país que visita, en el caso de España, con Iberia. Con él suele viajar un nutrido grupo de periodistas que paga un elevado precio por su billete (esta vez, hasta Santiago, unos 2115 €, un precio nada lowcost). Si bien el coste del vuelo papal es un misterio, es el único gasto del que el Vaticano se hace cargo. Una vez en territorio español, este avión contará con la protección adicional de dos cazas F-18 que le escoltarán hasta el aeropuerto de Santiago, la primera de sus paradas.


¿Y cómo se desplaza su Santidad una vez en tierra? Pues con el famoso Papamóvil. El actual vehículo blindado de Mercedes llegó a España hace unos días a bordo de un avión militar al aeropuerto de Santiago, donde esperará la llegada de su ocupante. Éste llegará acompañado de las más altas autoridades vaticanas (el números dos y tres en la jerarquía vaticana), un gran número de cardenales, arzobispos y obispos, así como del personal que normalmente acompaña al Papa en sus viajes al exterior. Además, una vez en España, y sólo en Barcelona, serán casi 20.000 los agentes encargados de su seguridad.


¿Y el alojamiento? ¿Dormirá en un hotel? Pues dado que sólo pasará una noche en nuestro país, coincidiendo con su estancia en Barcelona, se alojará en el edificio del Arzobispado, un palacio medieval de 6.000 m2.

¿Qué os parece? ¿Os gustaría viajar así? Es cierto que las comodidades son bastante suculentas, aunque, ¿y la libertad del anonimato? ¿Qué pensáis? No seáis tímidos, ¡dejadnos vuestras opiniones!