viernes, 4 de junio de 2010

Low cost en El Prat: empieza la guerra


Las reacciones de las compañías low cost que operan en el Aeropuerto de Barcelona El Prat ante la llegada de Ryanair como nuevo competidor no se han hecho esperar.
Aunque easyJet ha optado, de momento, por el silencio, otras aerolíneas, como Spanair y Vueling, han expresado ya su incomodidad.

Haciendo suyo un argumento de Manel Nadal, secretario de movilidad de la Generalitat de Catalunya, Spanair ha hecho pública su preocupación por una estrategia que, considera, aleja al aeropuerto catalán de su principal objetivo: convertirse en un hub, uno de los principales puntos de enlace de vuelos intercontinentales. Unas declaraciones que no dejan de ser curiosas viniendo de una compañía cuyos principales ingresos proceden de  tarifas económicas y destinos nacionales y europeos.

Pero no hay duda de que Vueling ha sido la más contundente. Lejos quedan las declaraciones del jueves pasado, cuando fuentes de la compañía aseguraban que Ryanair sería, para ellos, “un competidor más”. La aerolínea de bajo coste que dirige Josep Piqué ostenta en la actualidad la cuota de mercado más alta de El Prat (un 27%) y no parece dispuesta a perder el liderazgo. Vueling ha declarado la guerra a Ryanair con una agresiva promoción: todos los clientes de la aerolínea irlandesa que hayan reservado un vuelo con Barcelona como destino u origen podrán canjearlo totalmente gratis por un viaje equivalente con Vueling. Su propósito es demostrar que, si bien Ryanair no tiene rival en precios, Vueling, en cambio, ofrece una atención al pasajero mucho más cuidada. En efecto, Ryanair es líder del sector low cost en la mayoría de aeropuertos donde opera, pero está negociando ya con El Prat el uso de escaleras de acceso a los aviones en lugar del finger habitual en este aeropuerto. Una negociación encaminada a ahorrar costes que repercute en la comodidad del viajero.

Además, Vueling ha anunciado su intención de convertir Barcelona en un punto de conexión entre ciudades a partir del 5 de julio, en la línea de la estrategia de El Prat de convertirse en un centro hub. En total, 418 combinaciones harán escala en el aeropuerto barcelonés. Vueling ofrecerá a estos pasajeros conexión wi fi gratuita y descuentos en restaurantes.

Por su parte, easyJet ha declarado que centrará sus esfuerzos en consolidar su propia oferta y en aumentar tres puntos su cuota de mercado, que actualmente es del 7%. A diferencia de Ryanair, Spanair y Vueling, EasyJet no ofrece vuelos nacionales desde Barcelona, aunque sí desde el aeropuerto de Barajas.